Homicidio y robo en Ciudad Evita – Las cosas por su nombre

casa cristinaEl 24 de agosto de 2015 la vecina Cristina Graziano, fue encontrada amordazada, maniata y muerta en su casa, víctima de un robo sin precedentes, cuando su esposo e hijos volvían a su casa de la calle El Tapetí al 1200 de Ciudad Evita, Circunscripción 4 Sección 4. Los ladrones ingresaron por el fondo de su casa, en horas de la mañana, luego de que su esposo e hijos se fueran a trabajar. Al regresar a almorzar, se encuentran con toda la casa revuelta, sillones destrozados y con Cristina fallecida.

Llamaron al 911 que demoró más de 50 minutos en llegar, según relató Silvia, una vecina.

Este episodio que enluta a toda una Ciudad, deja entrever los aspectos más perversos de los funcionarios intervinientes, con el único fin de minimizar el problema de la inseguridad, queriendo instalar el concepto de “aquí no pasó nada grave”

“No se encontraron rastros de violencia” manifestó un alto funcionario policial, para cerrar diciendo: “no la mataron, falleció del susto o del stress, ya que además estaba con algunos problemas de salud”. Así lo informa la agencia de noticias Telam, que luego replican los medios nacionales de comunicación, instalando el concepto, “aquí no pasó nada, no hay homicidio, sino que falleció por el stress”.

Con semejante disparate, transfieren la responsabilidad de la muerte a la propia víctima, ya que si gozara de un buen estado de salud, no hubiera fallecido. Que la hayan maniatado, amordazado, pareciera ser que ya no son rastros de violencia sobre la persona humana.

Para estos funcionarios, pareciera que ahora todos debemos realizarnos un chequeo para determinar nuestra aptitud psicofísica para afrontar situaciones de inseguridad, y además contar con un entrenamiento emocional, caso contrario, no somos víctimas, sino que morimos por “miedo” y/o por razones de salud. Esta es una maniobra perversa, que descalifica aún más a la víctima, llevándola casi al extremo del ridículo.

Aquí estamos en presencia de un Homicidio, digamos las cosas por su nombre, y en la jerga penal podría encuadrarse en un Homicidio Preterintencional.

Preterintencional ¿qué es? El prefijo “preter” proviene del latín “praeter” y designa a algo que va más allá, en este caso de la intención, o sea de lo que tuvo en vistas el sujeto al realizar la acción u omisión. Esta calificación es usada en especial en el ámbito del Derecho Penal para designar a los delitos que teniendo en vistas la consecución de un fin contrario al Derecho, ocasionan otro daño no tenido en cuenta por el autor, pero relacionado causalmente con el hecho cometido, por lo cual resulta que se debió haber previsto tal posibilidad de ocurrencia, aunque para que se configure la preterintencionalidad, el autor no debió haber tenido en cuenta ese desenlace.

Previsibilidad del resultado más grave: Significa que el agente ha tenido la posibilidad de prever el resultado mayor, no que efectivamente lo haya previsto. Ej: Un padre que maltrata constantemente a su hijo de seis meses de edad, puede prever que éste fallezca como consecuencia de los maltratos aunque no quiera este resultado.

Otro comentario infeliz, que se escucha de un alto funcionario policial, es en referencia a los dichos de dos vecinos: uno dijo que le pareció ver que había movimientos extraños en su casa, lindera a la de la víctima, y otra vecina, que escuchó ruidos de muebles en la casa de la víctima, y que pensó que eran producto de tareas de limpieza. Ambos vecinos no llamaron por ende al 911. De estos dichos, el funcionario policial expresó que “si hubieran llamado al 911, la situación de Cristina sería otra”. Otra actitud despreciable, transferir la responsabilidad al otro, como si la prevención de que los hechos no ocurrieran, el patrullaje continuo, y la presencia policial en todas las zonas no fueran responsabilidad de los funcionarios que deben elaborar un programa de trabajo sobre seguridad en su radio de acción, trabajo que no se cumple.

Un tercer elemento, no menor, es la intervención en las redes sociales, y puesta en funcionamiento de usuarios falsos de Facebook, haciéndose pasar por íntimos amigos de los familiares de las víctimas, enviando mensajes, arrogándose su representatividad, solicitando que no se lleven a cabo movilizaciones de vecinos en reclamo de seguridad, y en particular frente al Hotel Holiday Inn, propiedad  del Ministro de Seguridad Bonaerense, y que se encuentra emplazado en Ciudad Evita. Argumentan que tal movilización perjudica a la investigación, y que crearía obstáculos en los allanamientos que tienen previstos realizar. Una mentira que un niño de primer grado de la primaria, está en condiciones intelectuales de darse cuenta sin un mayor análisis.

El grado de perversión es tal, que ya no les alcanza con minimizar el hecho, responsabilizando a la víctima de su propia muerte, o a sus vecinos, sino que además, interfieren en la relaciones afectivas de la comunidad, que con justa razón se encuentra sensibilizada, y se hacen pasar por “mejores amigos” de los familiares de las víctimas, convirtiéndose en sus voceros.

En síntesis, la inseguridad es un dato real y objetivo de la sociedad, no una sensación. Aquí estamos en presencia de un robo y homicidio, y los únicos responsables son los funcionarios políticos que deben dar respuesta a las necesidades de seguridad, que mínimamente pretendemos los vecinos.

No quieran engañarnos. Dejen de recurrir a mecanismos perversos al responsabilizar a la víctima y a su entorno. Ustedes son los únicos responsables de su propia inoperancia.

El silencio es cómplice, la corrupción, mata.

Comentarios clic aquí

www.ciudadevitavive.com.ar

Anuncios
Both comments and trackbacks are currently closed.
A %d blogueros les gusta esto: